¿Cómo se realizan los desatascos de tuberías?

Las tuberías atascadas son uno de los principales problemas de las instalaciones domésticas. Casi podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que en toda casa, alguna vez se ha pasado por esta situación. Sea un atasco de fregadero, o en la ducha, el inodoro, en cualquiera de los componentes de las instalaciones de agua puede presentarse este inconveniente. Y si algo tienen en común todos los atascos de tuberías, es  que trastocan nuestra cotidianidad y son un verdadero dolor de cabeza.

Por eso es tan importante conocer cómo se realizan los desatascos de tuberías, pues en algunas ocasiones será posible que nosotros mismos los podamos resolver. Sin embargo, dependiendo del lugar dónde se encuentre la obstrucción y la gravedad de la misma, tendremos que acudir a un profesional. Un empresa de desatascos seria tendrá fontaneros expertos disponibles las 24 horas del día, que podrán ayudarte si se presenta una urgencia.

  1. Garantías en el desatasco de tuberías

No sé si te has fijado, pero al hablar de empresas de desatascos hemos hecho hincapié en que sean serias. El asunto no es menor, pues un profesional inexperto o que no cuente con las herramientas adecuadas puede terminar causando un problema mayor. Eso también puede suceder cuando, creyéndonos muy manitas, nos atrevemos a realizar esas reparaciones nosotros mismos, sin tener los conocimientos y tomar las precauciones debidas. Por supuesto que hay soluciones caseras que son efectivas, pero si se trata de un problema recurrente, lo más recomendable es llamar a un experto que ponga fin al atasco de manera definitiva. A la larga será incluso más barato que invertir constantemente en productos de dudosa eficacia. Y, ¡peor aún!, que pueden causar daños permanentes en las tuberías.

No pueden aplicarse los mismos procedimientos para atender todos los desatascos de tuberías. Algunas obstrucciones ceden con la aplicación de fórmulas caseras, como la mezcla de bicarbonato sódico y vinagre, por ejemplo. Pero hay otros atascos que requieren de una intervención más agresiva o del uso de herramientas especiales que puedan llegar hasta el punto donde se encuentra el tapón y romperlo.

Por otra parte, como ya hemos advertido, el uso de sustancia químicas puede resultar contraproducente. La alta corrosividad de estos agentes puede afectar las paredes internas de las tuberías, llegando incluso a romperlas. Además, esos productos son muy tóxicos y deben tomarse ciertas precauciones antes de manipularlos para evitar daños en la piel o problemas respiratorios por inhalación de los gases que desprenden.

  1. Llevando a cabo un desatasco de tuberías

Dado que cada tipo de atasco requiere de una intervención precisa, lo primero que deberá hacer el profesional al que le hayamos confiado la tarea será realizar una inspección de la instalación, para determinar cuál es el procedimiento más adecuado.

Si se trata de un atasco en grandes instalaciones o que resulte difícil de disolver, puede ser necesaria la utilización de los sistemas de agua a presión. Este mecanismo inyecta en las tuberías chorros de agua propulsados mediante bombas, o incluso camiones cuba si hablamos, por ejemplo, de atascos de fosas sépticas, alcantarillas o los bajantes generales de un edificio. Obviamente estos son equipos que solo están al alcance de profesionales en desatascos, tanto por su coste como por la pericia que se requiere para operarlos.

3.Desatascando tuberías

La mejor manera de explicar cómo se realizan los desatascos de tuberías es utilizando un ejemplo práctico para ilustrarlo. Digamos que tienes el caso de un sifón que se ha atascado. Elegimos este elemento de la instalación, porque es uno de los que con mayor frecuencia tiene este tipo de problemas y la manera de solucionarlo dependerá de ciertas condiciones.

Así, cuando tengas un atasco en el sifón lo primero que deberás hacer es comprobar que efectivamente sea allí donde se encuentra el tapón. Parece una perogrullada, pero no es lo mismo desatascar el sifón que eliminar un tapón que se encuentra en la toma de agua a la que este se conecta. Por otra parte, también debes conocer qué tipo de sifón se tiene instalado. Las instalaciones más antiguas suelen utilizar sifones sin punto de apertura, que requieren de una actuación diferente a la que se aplicaría para desatascar un modelo de sifón más actual, como los de plástico que incluyen incluso una rosca.

Desatascar un sifón de este último tipo mencionado es en realidad muy sencillo. Bastará con desenroscar la tapa del mismo, teniendo el cuidado, previamente, de colocar un barreño debajo de la tubería antes de retirar el sifón, pues las aguas retenidas y cualquier suciedad caerán de golpe. El trabajo no termina aquí, pues para garantizar que la obstrucción haya sido efectivamente eliminada conviene limpiar el interior del sifón y retirar cualquier partícula que pueda haber quedado adherida a sus paredes. Puedes utilizar un producto desengrasante, para obtener un mejor resultado. Asimismo, es el momento apropiado para revisar el estado de la junta, y aprovechar de cambiarla si ves que se ha deteriorado.

Finalmente, tendrás que volver a colocar el sifón en su lugar y ajustar la rosca, y comprobar si ahora traga el agua sin dificultad. En caso de no ser así, o cuando no se cuenta con un sifón de este tipo, tendrás que aplicar otros métodos e incluso pensar en confiar ese trabajo a un profesional. Y es que, si después de seguir estos pasos persiste la obstrucción, quiere decir que el problema se encuentra en las tuberías a las que va conectado.

Si fuera el caso de que el atasco estuviera en las tuberías que están dentro de la pared nos encontramos con un panorama un poco más complicado. Una primera medida podría ser la aplicación de alguna solución poco invasiva (como líquidos desatascadores u otros sistemas).

El modo de acción de los productos químicos consisten en verter en las tuberías sustancias que actúen sobre el tapón, desintegrándolo. Pero solo resultan efectivos cuando la obstrucción ha sido causada por elementos orgánicos y estos aún no están muy compactados.

También puedes intentar aplicar el método del desatasco por medio de ventosa. El mejor implemento para hacer este tipo de trabajo es el conocido desatascador de goma, que generalmente todos tenemos en casa. Este se acopla a la boca de la tubería y mediante vacío y presión succiona los residuos que puedan causar el atasco. Si acaso no tuvieras esta herramienta, puedes colocar una bayeta en la entrada de la tubería, sellando muy bien los bordes para evitar que entre aire, y ejercer presión manualmente. Sin embargo, el poder de acción de estas técnicas es muy limitado y tan solo serán capaces de solucionar pequeños atascos, u obstrucciones poco profundas.

Para una succión más potente puedes conseguir un desatascador neumático en cualquier ferretería. Estos son una versión más de la clásica ventosa, y su funcionamiento es bastante parecido.

Si no resultasen efectivos para deshacer el atasco, tendrás que llamar a un fontanero especializado, pues en algunos casos pudiera ser preciso, incluso, abrir un agujero en la pared para llegar al lugar donde se encuentra el tapón, y eliminarlo. Evidentemente, esto tendrá un coste bastante superior y será una reparación más complicada.

Pero no nos adelantemos, pues seguramente el profesional de desatascos de tuberías intentará solucionar la situación con actuaciones menos drásticas. Por ejemplo, puede sugerir utilizar un sistema de desatasco por cable o muelle. Este mecanismo se basa en introducir un largo cable metálico en la zona atascada. En la punta de esta tubería hay una ganzúa que va girando a fin de “capturar” el atasco y arrastrarlo hacia fuera. Aunque existen versiones pequeñas de estos equipos, cuando se trata de un atasco dentro de la pared es recomendable acudir a los profesionales, en lugar de perder dinero comprando herramientas que realmente no serán eficaces. Advertimos esto, porque los desatascadores de muelle profesionales tienen un mayor alcance y una potencia de arrastre muy superior a los que podrás encontrar en las tiendas del barrio.

Como te habrás dado cuenta, son múltiples alternativas para realizar un desatasco de tuberías y cada una de ellas debe aplicarse de acuerdo a la ubicación del atasco y su magnitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *