Qué es la manguera desatascadora

Ante un atasco en cualquier lugar de la casa o de la empresa, al llamar a un fontanero con seguridad te encontrarás que ofrecen las mangueras desatascadoras como la mejor forma de solucionar el problema. Seguramente te has preguntado ¿qué es la manguera desatascadora? En los párrafos siguientes encontrarás la respuesta.

Pero antes de hablar de la manguera desatascadora no está de más recordar que para no tener que recurrir a ella, lo mejor es mantener los atascos y taponamientos en las tuberías alejados de nuestro hogar, empresa o negocio. ¿Cómo conseguirlo? Pues tan solo aplicando unas cuantas medidas de prevención.

La prevención la mejor solución

Por supuesto que a pesar de aplicar acciones preventivas, es posible que en ocasiones un atasco pueda sorprendernos, pues ello también depende de la forma de la tubería y de otras variables, entre ellas el uso que hagamos del lugar donde se ha generado el tapón. Evidentemente no solo la forma de prevenir un atasco es distinta entre un lugar y otro, también lo será la solución aplicada en cada caso.

Las medidas de prevención para evitar los atascos dependen del lugar que queremos mantener libre de taponamiento y del uso que se hace de ellos. Es así como no es lo mismo evitar los atascos en el inodoro, en la ducha o en el fregadero.

Comencemos por el inodoro, aunque ya casi todo el mundo sabe que no pueden arrojarse ni toallitas de bebe ni compresas sanitarias, es bueno recordarlo de vez en cuando. También el tipo de papel sanitario utilizado puede influir en la generación de atascos, por lo que lo más recomendable es usar el del tipo biodegradable. Debe tomarse en cuenta sin embargo que si aun usando este tipo de papel sanitario se produce un atasco en el WC., lo más probable es que se esté empleando una cantidad de papel excesiva.

En cualquier desagüe la principal medida de prevención es mantener en todo momento en perfecto estado de limpieza  los tapones y rejillas, pues de lo contrario se pueden colar desperdicios cuya consecuencia más probable es que a pesar de no saber qué es la manguera desatascadora tengamos que recurrir al uso de la misma.

Usualmente las personas al momento de desechar disolventes y pinturas creen que el mejor lugar para hacerlo es el desagüe, sin pensar en las consecuencias que ello puede tener en el futuro. Estos productos además de ser tóxicos pueden quedarse adheridos a las tuberías y  ayudar a la formación de tapones.

Uno de los lugares donde son comunes los atascos más difíciles es en los fregaderos. La razón es bastante fácil de entender, cuando los restos de alimentos de los platos no se tiran por completo en el bote de la basura, pues van a parar con toda seguridad a las tuberías del fregadero. Visto esto, la mejor manera de evitarlos es por tanto asegurarse que al momento de lavar los platos estos se encuentren limpios de desperdicios.

Una buena manera de prevenir que restos de desperdicios y otros objetos ingresen a la tubería, es proteger los desagües con rejillas protectoras. De este modo nos aseguraremos que ni un pequeño residuo vaya a parar a ellas.

Otra causa frecuente de obstrucción de un fregadero es la grasa. La misma puede provenir de los restos que hayan quedado en las ollas y sartenes luego de cocinar o también de los residuos del jabón utilizado para lavarlas. Una forma sencilla de deshacerse de la grasa es adquiriendo  como práctica habitual el verter con una frecuencia semanal una olla de agua hirviendo por el desagüe del fregadero. El agua caliente disolverá cualquier resto de grasa que se haya quedado adherida a las paredes de las tuberías y que a la larga se convertirían en un atasco.

Los sumideros ubicados en el exterior también son susceptibles de sufrir atascos y en ellos la mejor medida de prevención a aplicar es revisarlos periódicamente para mantenerlos libres de suciedades y asegurarse que operen correctamente. Debe realizarse esta misma operación con las canalizaciones, si lo que se quiere es no tener que usar la manguera desatascadora.

Funcionamiento de las mangueras desatascadoras

Si a pesar de aplicar todas las medidas de prevención llegase a producirse un atasco en alguno de los desagües o en el inodoro de la casa o el negocio, pues no quedará más remedio que intentar resolverlo con la aplicación de algunos trucos de esos que todos conocemos. Si no lo conseguimos habrá que recurrir a un buen profesional para que con sus herramientas y máquinas de desatasco nos dé la solución que necesitamos.

Ahora que ya hemos repasado las medidas de prevención, ha llegado el momento de conocer que es en realidad una manguera desatascadora.

Tal vez en alguna ocasión cuando se te ha presentado un atasco has visto que ha llegado el fontanero armado con una manguera bastante larga y flexible y que tiene en uno de sus extremos una boquilla de disparo de agua. Pues es justamente eso  lo que se conoce como una manguera desatascadora.

Generalmente estas mangueras no tienen mucho grosor, lo que les permite introducirse por los desagües y tuberías de cualquier diámetro. La boquilla que entra en la tubería tiene por función arrojar agua a presión dentro de la misma, de tal modo que no solo logre disolver el tapón sino que además consiga limpiar sus paredes, al arrastrar cualquier sedimento que se encontrase adherido a ellas.

Pero como seguramente ya se estarán  preguntando de donde proviene el agua que expulsa la manguera, habrá que decir que esta tiene dos extremos, el que se introduce en la tubería, comentado en el párrafo precedente  y el de conexión a la fuente de agua.

Es este extremo de conexión el que se adapta a una maquina conocida como hidro-limpiadora o hidro-jet, que es la que se encarga de suministrar el agua necesaria y de generar la presión requerida para impulsarla dentro de la tubería.

El mecanismo de estas máquinas limpiadoras no es para nada complicado. Disponen de un depósito de agua que puede ser alimentado o bien mediante la conexión  a una toma de agua o a través de una alimentación manual. Una vez cargada entonces será la bomba de la hidrolimpiadora quien se encargará de generar la presión requerida para expulsar el agua a través del punto donde se encuentra instalada la manguera desatascadora.

La máquina hidro-limpiadora será por tanto quien determine la presión con la que se impulsará el agua a través de la manguera y por ende estará relacionada con la potencia y características del modelo de máquina de la que se disponga.

La potencia de la bomba de agua que se encuentra en el interior de la hidrolimpiadora es por tanto determinante en el nivel de presión de agua resultante. En este punto poco importa si el deposito se llena en forma manual o mediante una toma de agua, pues quien definirá la presión final será la potencia de la hidrolimpiadora.

La variedad de máquinas hidro-limpiadoras que pueden conseguirse en el mercado es grande, pero el elemento más importante en cualquiera de los tipos que existen es la bomba. Por ello al buscar una de estas, más que preocuparse si la alimentación es eléctrica, a diésel, a gasolina o mediante un motor hidráulico, lo relevante es conocer la potencia de su bomba de agua. Algunas máquinas tienen incluso un sistema de calentamiento de agua, lo cual puede aportar beneficios adicionales al momento de su uso.

Por supuesto que la boquilla que se conectará en el punto de expulsión de agua debe ser acorde con las características del modelo y de la marca de la máquina hidro-limpiadora, sin olvidar que debe ser la indicada para su introducción por el desagüe. Estos equipos también suelen utilizarse para la limpieza en exteriores, por lo que hay una gran variedad de boquillas ajustables y específicas para cada trabajo que deba realizarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *